account_circle
Registrarse
menu
person
Premium Avatar
Entrar
Registrarse

Wimbledon sin Federer, Nadal ni Djokovic, por primera vez desde 1999

Le 12/06/2024 à 18h22 par Guillem Casulleras Punsa
Wimbledon sin Federer, Nadal ni Djokovic, por primera vez desde 1999

El cambio de era se hace cada vez más patente en el pequeño mundo del tenis. Mientras que los dos primeros puestos de la clasificación ATP están ocupados desde el lunes por Jannik Sinner (22) y Carlos Alcaraz (21), otros signos no engañan.

Y la edición 2024 de Wimbledon (01 - 14 de julio) no es una excepción. Es probable que el Grand Slam británico se celebre sin Rafael Nadal, Novak Djokovic y, por supuesto, Roger Federer. Sin ningún miembro de los 3 Grandes sobre la hierba londinense, sería la primera vez desde 1999, cuando el suizo participó por primera vez.

En cuanto a Federer, no hay duda de que estará ausente, ya que se ha retirado en 2022. Ahora cuida de su pequeña familia y viaja por el mundo para dar consejos y compartir su experiencia sobre el tenis, el rendimiento al más alto nivel y la vida en general (véase nuestro artículo "La lección de vida de Federer, en modo gran filósofo").

Para Rafael, se trata de una decisión estratégica. Los Juegos Olímpicos de París, que se disputarán en las pistas de tierra batida de Roland Garros (del 27 de julio al 4 de agosto), son su principal objetivo para el verano. El español no piensa arriesgar en hierba, aunque ha recuperado buenas sensaciones en la superficie ocre.

Por último, para Djokovic, es su cuerpo el que debe decidir si estará o no. Lesionado en el menisco de la rodilla derecha en los octavos de final del Abierto de Francia (04/06/2024), el serbio fue operado inmediatamente después (05/06) y, en teoría, no debería poder recuperar el 100% de su forma física en menos de un mes. El actual número 3 del mundo también aspira a regresar para el torneo olímpico del 27 de julio.

A pesar de los esfuerzos de nuestros campeones por evitarlo, el tiempo avanza e inexorablemente pasa factura. Así es la vida, en toda su belleza y dramatismo, y el tenis no es una excepción.